miércoles, 9 de julio de 2008

Lo real y lo virtual


Ayer contesté un mensaje en la lista de la Vida de mi colegui el Ballard porque me nombraba y, como no, me di por aludido. En mi respuesta venía implícita una demanda de excusas por no escribir mucho, ni allí ni aquí. Vine a decir que la Vida real no me da más tiempo que tan solo para leer en la virtual, que a esta falta de tiempo se le debería sumar la falta de ideas, que es básicamente por estas dos razones por las que no me dejo ver mucho últimamente en la Vida virtual.
Ante mis estúpidas excusas (estúpidas porque son las que damos todos los que desconectamos alguna temporada) alguno/a me ha escrito al privado, bien para descojonarse bien para decir que no son necesarias las excusas, que no hay nada obligado en la Vida virtual y que tan solo se da lo que se quiere dar o así debería ser ... como en la Vida real.
Bien, pues inmiscuido en mi mismo (¿es así?), pensando, razonando y filosofando me decía: No, si tengo razón, entre el dormir, el alimentarme, el trabajo, los hijos, el perro, el huerto y el aprender ya tengo todo el día ocupado hasta bien entrada la noche. Conclusión: la Vida real no me da tiempo para la virtual (Vale que todo -casi- lo que leo en la virtual también entraría dentro del aprender ... pero no me da tiempo para demostrar mi sabiduría ... menos mal :)
Continuando ensimismado conmigo mismo (por si la pifié con lo de inmiscuido), pensando, filosofando y, sobretodo razonando, me doy cuenta de lo siguiente: los ratos que pueda pasar leyendo y mirando la pantalla, contestando mensajes privados, copiando y pegando en la lista de correo, haciendo páginas y editando vídeos para mostrar, escribiendo paridas como ahora mismo ... ¡Son momentos de la Vida real!
Y por fin, rizando el rizo del razonamiento llego a la siguiente conclusión: La Vida real también es virtual y la virtual también es real. Que me lo digan a mi! que más de una buena comida nos hemos pegado con el Ballard y otros, que si no fuese por la Vida virtual seguramente no nos habríamos conocido nunca; que más de una vez me han invitado a cruzar el charco de una manera real (porque me da yu-yu volar, que si no ...); que mucho de lo que he aprendido y continuo aprendiendo aquí me está sirviendo allí (e inversa); ... que el teclado no escribe solo! que detrás de cada pantalla hay una persona real.

Así que pido excusas por haber pedido excusas. No hay excusa!
pd: me siento tan culpable que hasta he vuelto a subir el vídeo del Turbón a Youtube, que por lo visto el enlace no funcionaba.
otro pd: la serpiente de la foto es una que me encontré yendo en bicicleta. Otra muestra más de realidad y virtualidad.

2 comentarios:

Tere Marin dijo...

Ultimamente no puedo venir tanto como antes pero si que leo lo que vas(vais) poniendo en el blog...y resulta que a mí sí que me ha cambiado la vida de 10 años para acá...si no hubiera tenido el ordenador seguro que hubiera habido otro medio porque soy optimista y me gusta "echar pa´lante" pero el caso es que ha sido por este camino.
lo hago por orden:
1-Conocí mi actual pareja y cada uno de nosotros vivía en un continente diferente.Hace 6 años que me cambié a la otra orilla del charco atlántico.Bendita la hora.
2-sigo en contacto con amigas y amigos y familia aunque nos separan 17.000 kms.
3-Tengo amistades y digo bién , amistades que no conozco personalmente pero nos hemos demostrado que somos amigos.
4-Tengo un trabajo relativamente bien pagado en este medio.
5-Tengo la suerte de poder conectar socialmente grupos que colaboran solidariamente.
6-Accedo a música,cine y sobre todo libros.
7-Accedo a información de grupos politicos que sería impensable por la censura que hay en los medios convencionales.
....y más pero esto es lo más sobresaliente.
Todo lo aprendido y vivido por y con este medio ha sido positivo porque incluso lo que no lo ha sido forma parte de mi mochila.
Un abrazo Filmín y me alegra tanto leerte y ver tus aventuras montañeras y las de JAGGER.
Tere Marin

filmín dijo...

Mi buena amiga virtual Tere Marin ... todo un personage real.
Muchísimas gracias por estar aquí, pero sobretodo por "todo" lo que haces.