domingo, 12 de octubre de 2008

La puerta del infierno

El Pozo de Darvaza o cráter de Darvaza es una antigua prospección de gas ubicada en el gran desierto de Karakum cerca de la pequeña aldea de Darvaza, en Turkmenistán. El desierto, que ocupa el 70% del país o 350.000 km², es muy rico en petróleo y gas natural. En los años 50, cuando el país aún formaba parte de la Unión Soviética, el gobierno quiso aprovechar dichos recursos. En los trabajos de excavación la tierra se derrumbó por culpa de una caverna subterránea, se abrió un agujero de más de 60 metros de diámetro y 20 metros de profundidad. El gas natural comenzó a manar del agujero y tuvo que ser incendiado para evitar que el gas matara a todo ser viviente que estuviera a cierta distancia de él.
El pozo no ha parado de arder debido a la gran cantidad de gas natural que acumula. Desde hace décadas las llamas de aquel incendio se han mantenido provocando un espectacular fenómeno visual para todos los turistas que se aproximan a 'The Door to Hell'. (la puerta del infierno) sobre todo de noche, cuando el cráter puede ser visto a millas de distancia.
En la actualidad, el cráter es uno de los principales lugares turísticos del desierto de Karakum.
El gas de su interior sigue consumiéndose de manera incesante y, según relatan ejerce una especie de magnetismo sobre los insectos, atraídos por la luz no pueden evitar arrojarse a las llamas.
En Turkmenistán solo el 2,5 % de la tierra es acta para cultivos, su población solamente ronda los 5 millones de habitantes. Este trozo de desierto es un lugar muy apetecible para los grandes países del mundo.
El cráter ardiente es espectacular, sobre todo de noche, nadie sabe con certeza cuando se apagara, mientras seguirá iluminando un desierto que esconde grandes riquezas en reservas de gas y petróleo.

2 comentarios:

Tere Marin dijo...

Que belleza y cuanta riqueza...
Reporteros sin Fronteras ha dado la siguiente información sobre la zona de Turkmenistan:
"Población: 4.794.000
Internautas: 8.000 (2002)
Precio medio por 20 horas de conexión: datos no disponibles
DAI*: datos no disponibles
Apreciación**: situación grave

No existe nada de prensa independiente en el país del presidente Separmurad Nyazov, autócrata megalómano de métodos estalinistas. Como Internet es difícilmente controlable, las autoridades han optado por una solución radical: descartar casi completamente de la Red a los ciudadanos.


En Turkmenistán no está autorizado conectarse a la Red desde el domicilio. Tampoco existen cibercafés. Internet solo está presente en algunas empresas o en las organizaciones internacionales, lo que explica el reducido número de internautas en el país.

Además, incluso si consiguen conectarse, los tukmenos acceden a una Web censurada. En efecto, las autoridades no tienen ninguna dificultad para bloquear el acceso a las publicaciones molestas. Les basta con especificar la lista de sitios prohibidos a Turkmen Telecom, el operador estatal que tiene el monopolio del acceso a Internet.

He aquí una lista, no exhaustiva, de periódicos, movimientos de oposición u organizaciones derechos humanos cuyo sitio se encuentra bloqueado en Turkmenistán: Komsomolskaya Pravda, Vremya Novostei, Yevraziya, Tsentraziya, Deutsche Welle, Erkin Turkmenistán y Gundogar.

Un abrazo
Tere Marin

malena dijo...

Qué desperdicio! Eso sucedió seguramente porque en el afán de apropiarse de las riquezas del terreno olvidaron contratar profesionales aptos para el estudio topográfico del terreno, si no no tendría que haberse hundido provoncando semejante desastre. Ni hablar de lo que contribuye a la polución ambiental, reviente de la capa de ozono y calentamiento global!! Y seguirá ardiendo mientras haya combustible cerca, que imagino ha de ser una cantidad fabulosa.
Desperdicio+Desastre=Humanidad.
besitos.