viernes, 9 de febrero de 2007

El poder de los malos y el poder de los buenos

Cada vez tengo más claro porqué los gobiernos no gobiernan como deberían, porqué la Administración no administra como debería, porqué los periodistas no informan como deberían, porqué los famosos son los que no deberían serlo, etc, etc, etc ... Por algo que de hecho sabemos todos: "Porque una inmensa mayoría de lugares con capacidad de decisión y/o de influencia sobre los demás, están ocupados por personas equivocadas". Sin querer decir por ello que muchas de ellas no esten capacitadas técnicamente para ejercer el cargo que ocupan (en muchos otros casos, en demasiados, queda escandalosamente demostrada su ineptitud total). El problema está en que por definición no ambicionan a los lugares de mando (desde el más chusquero hasta capitán general) las personas humildes, las respetuosas ... las personas buenas.

Personas inteligentes y capacitadas los hay en ambos bandos, en el bueno y en el malo. Se trata de establecer el baremo adecuado para que los lugares de mando (desde el más chusquero hasta capitán general) sean ocupados por personas buenas. Para conseguir establecer este baremo hay que contrarestar la ambición del malo con la Verdad.

1 comentario:

Tere Marin dijo...

Dice Filmin al final de su texto"El poder de los malos y el poder de los buenos" que hay que contrarestar la ambición del malo con la Verdad.,,,
yo añadiría que también con una buena patada en el culo ....
Os sugiero también leer los libros
con casi el mismo título:
Historia de la estupidez humana ,Paul Tabori , "Una breve introducción a la estupidez humana" de Pitkin,o las Leyes básicas de la estupidez humana de C.Cipolla(se pronuncia Cipola jeje)...lo encuentras en internet gratis...donde su primera ley dice :
"gentes que habíamos pensado como racionales e inteligentes repentinamente resultan ser estúpidas sin lugar a dudas."....
En fin quiero decir con esto que la estupidez del que manda y la estupidez del que se deja mandar o el que calla es tan dañino o más que la maldad......un abrazo..........Tere Marin